Por su proceso de transformación social y urbana de los últimos 20 años, Medellín recibó el Premio Lee Kuan Yew, conocido como ‘Nobel’ de las ciudades o ‘Nobel’ en urbanismo, el cual destaca a las capitales de todo el mundo que crean comunidades urbanas habitables, vibrantes y sostenibles.

El reconocimiento, se concedió este 11 de julio en Singapur a las 5 de la mañana (hora de Colombia) y fue recibido por el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, y el exalcalde Aníbal Gaviria. A la ciudad también le otorgaron 300.000 dólares.

“Medellín ha tenido buenos y sucesivos gobiernos. Esto es un reconocimiento que hay que agradecerles a los anteriores alcaldes. Si hay algo bueno que le puede pasar a las ciudades es que, independiente del cambio de gobernantes, las cosas buenas continúen”, expresó Gutiérrez.

Con él coinciden algunos expertos, quienes consideran que en las distintas administraciones locales recientes se han mantenido las apuestas por políticas y programas sociales, educativos, culturales, de movilidad, entre otros, que le han permitido a Medellín llevar soluciones efectivas a los habitantes y promover la inclusión, razones por las cuales recibe el premio.

Según Martín Alonso Pérez, presidente de la Sociedad Antioqueña de Ingenieros y Arquitectos (SAI), con el premio se reconocen los avances sociales de la ciudad, pero también su desarrollo en infraestructura vial y equipamientos para integrar a los habitantes.

Resaltó además que tras el dolor y la tragedia que significó para la ciudad la violencia de las décadas de los 80 y los 90, los sectores público y privado hayan logrado establecer alianzas a favor del progreso de la ciudad. “Ambos sectores se han unido para cerrar las brechas entre las distintas comunas de la ciudad y se han resuelto problemas que han desmontado mucho la cultura del narcotráfico”, afirmó.

Las razones por las cuales se le entrega el Premio Lee Kuan Yew son muy similares a las que se tuvieron en cuenta en el reconocimiento como la ciudad más innovadora del mundo, en el 2013, manifestó Piedad Patricia Restrepo, coordinadora de ‘Medellín, cómo vamos’.

“Están reconociendo principalmente la innovación social y la capacidad de resiliencia que tiene la ciudad, el urbanismo social que ha llegado con soluciones novedosas a territorios con desventajas socioeconómicas, tales como el metrocable o las escaleras eléctricas de la comuna 13”, dice.

Pero más allá, el premio también reconoce la transformación social que ha vivido la ciudad en los últimos 20 años, tras pasar de ser la ciudad más violenta del mundo a una que ya no aparece en esos listados.

En los distintos periodos de gobierno se ha dado una sucesión de proyectos que hoy el mundo exalta, tales como la entrada en funcionamiento del sistema masivo de transporte y la instauración de la denominada ‘cultura metro’.

Asimismo, se destacan las donaciones del artista Fernando Botero al Museo de Antioquia, que permitió una mayor inclusión social desde la cultura, y el metrocable, que mejoró la movilidad de barrios marginales.

Medellín es la cuarta ciudad en obtener el galardón de urbanismo. Antes lo recibieron Bilbao (España, 2010); Nueva York (2012), y Suzhou (China, 2014).

Por ser la homenajeada, Medellín tuvo un espacio para promover la inversión en la ciudad a través de la Agencia de Cooperación e Inversión de Medellín (ACI).

HEIDI TAMAYO ORTIZ
Redacción EL TIEMPO

Dejar respuesta